de 1 a 2 años
  • Platos sucios, risas tontas

    Platos sucios, risas tontas

    Mientras lavas los platos, muéstrale a tu hijo o hija un plato sucio, diciendo “fuchi” con una cara divertida. Tu expresión causará risas. Con cada nuevo plato, usa una nueva palabra, como “pegajoso” o “manchado”.

    La ciencia tras de la acción:

    Tu hijo o hija adquiere habilidades de comunicación a partir de tu tono de voz, expresiones faciales, movimientos corporales y palabras. También aprende a disfrutar del sonido de las palabras cuando tú las usas de forma divertida.