Masajes: la mejor forma de estimular a tu bebé Por Padres e hijos / 2017-10-05
0 a 1 año

Un masaje es toda una experiencia agradable y perfecta para lograr un mejor contacto afectivo con tu peque los primeros años de vida.

Por medio de los masajes puedes mejorar el desarrollo psicomotor de tu bebé. Además, es un gran momento para ti y él lo disfrutará.

Practicar un suave masaje tiene grandes beneficios para él ya que mejora el desarrollo motor, ayuda a tener una mayor destreza física, se estrecha el vínculo emocional, calma algunas molestias como cólicos, logra que sea más seguro y es una buena herramienta para conciliar el sueño.

Los masajes a los bebés y niños se realizan desde épocas ancestrales, pero fue a partir de la década de los 70 que Vimala Schneider, en un viaje a la India, aprendió en un orfanato los buenos resultados del contacto físico entre los padres y los hijos. Eso la orilló a crear la Asociación Internacional de Masaje Infantil y ha recorrido el mundo enseñando sus beneficios.

Para darle un masaje a tu bebé, los expertos recomiendan tener en cuenta algunos detalles como:

- Encuentra el momento ideal para hacerlo, por ejemplo, evita que sea después de comer, deja que sea al menos 45 minutos después. Tampoco debe ser en un momento cercano a la hora de sueño, porque el masaje lo mantendrá alerta.

- Usa siempre un aceite que sea suave con su piel. Los especialistas no recomiendan los de origen mineral, porque son tóxicos y peligrosos en los bebés ya que se meten las manos y los pies en la boca.

- Cuida ta temperatura, no debe ser muy frío pero tampoco demasiado caluroso.

- El masaje debe ser firme, pero no debe lastimarlo.

- Debe realizarlo una persona más cercana al bebé, como la mamá y el papá, porque los masajes estrechan los vínculos y el pequeño debe aprender que no todos pueden tocar su cuerpo.

Busca más información en la página de Padres e hijos

Estimulación
Publicada por: Padres e hijos

"Porque no nacemos sabiendo ser padres". Padres e hijos es una consejera familiar. Ofrece información avalada por especialistas en pediatría, ginecología, educación, psicología y pareja.

Anterior
Cómo ayudar a tu hijo a concentrarse
Siguiente
Ejercicios para fomentar el gateo