de 2 a 3 años
  • El cabello de él, el cabello de ella

    El cabello de él, el cabello de ella

    Mientras cepillas a tu hijo o hija, compara el cabello de él/ella con el de otras personas. “¿Quién tiene el cabello rizado como tú? ¿Quién tiene el mismo color de cabello que el tuyo? ¿Quién tiene el mismo color de cabello que el mío?”.

    La ciencia tras de la acción:

    Platicar comparando personas u objetos ayuda a aprender a prestar atención a lo que ve, a usar su memoria y a agrupar elementos en categorías. Todo eso es importante para el desarrollo del vocabulario y las habilidades matemáticas.